UN VALIOSO APORTE

En el año 2009 estaba convocada la celebración de unas importantes competencias deportivas internacionales en la vecina isla de Puerto Rico. El Comité Olímpico Dominicano carecía de fondos para que nuestra delegación pudiera participar. Fue en esa ocasión que el empresario Felipe Vicini, a nombre del grupo que preside, aportó la totalidad de los recursos necesarios para hacer posible la presencia de nuestros atletas en la importante competición.  Estos regresaron cargados de lauros y medallas. La contribución en esa ocasión ascendió a 30 millones de pesos.

El prestigio que sumó al país en el campo internacional el exitoso desempeño de nuestros atletas en contraste con la precariedad de recursos que en más de una ocasión ha confrontado el Comité Olímpico, donde toca a la tenacidad y entusiasmo de su esforzado presidente Luisín Mejía,  suplir los vacíos de su limitado presupuesto, inspiró en Vicini la idea de asociar un grupo de empresas del sector privado en una entidad que brindara apoyo a los atletas de alto rendimiento en diversas disciplinas deportivas.

Con ese fin, se dedicó a tocar las puertas de algunas de las principales compañías que operan en el país en busca de respaldo.   Sus convincentes alegatos hallaron casi inmediata respuesta positiva.  Esa iniciativa  fue el inicio de CRESO, la entidad que encabeza y cuyas siglas corresponden al sugestivo nombre de “Creando Sueños Olímpicos”.

La meta inmediata es precisamente apuntalar la participación de nuestros atletas en las Olimpíadas de Londres señaladas para el 2015. Para ello, se escogió en sus inicios a diez disciplinas: atletismo, balonmano, boxeo, esgrima, levantamiento de pesas, lucha, taek won do, tennis, tennis de mesa y vela.  A estas primeras se acaban de agregar ahora otras cuatro: gimnasia, con la estelar Yamilet Peña; golf con Ernesto Vitienes; en judo María García y Argenis Alvarez en natación.  En total 82 atletas de manera directa y más otros 30  que son favorecidos en forma indirecta.

En CRESO, además de Vicini, figuran el Central Romana, Claro, Corripio, Ferquido, Banco Popular, Leche Rica, Sol y la Sociedad Industrial Dominicana.  Sus aportes totalizan 66 millones pesos.  El respaldo que reciben los atletas que  integran el programa de CRESO comprende la cobertura total de sus gastos de entrenamiento, subsistencia y participación en todas las competencias internacionales de importancia que figuren en sus respectivos calendarios.

Esto que ya de por sí es una notable contribución que reconoce y agradece el Comité Olímpico Dominicano,  cuyo presidente es parte de la directiva  de CRESO con voz y voto, incluye una interesante modalidad: para recibir los beneficios del programa, el atleta asume el compromiso de estudiar una carrera profesional.  A ese fin se  otorgan becas a quienes cursan en el país y una dieta mensual a los que llevan a cabo sus estudios en el extranjero.   El propósito perseguido es que una vez que el atleta llegue al término de su carrera deportiva, disponga de una preparación profesional o técnica para poder subsistir decorosamente.

¿Qué resultados ha arrojado hasta ahora el programa de CRESO?

Bastan, entre los numerosos éxitos cosechados por atletas de alto rendimiento favorecidos por el mismo, citar los dos ejemplos más recientes.  Uno,    el del estelar Luguelín Santos quien está haciendo historia con los sucesivos triunfos alcanzados en las últimas competencias internacionales en que ha participado. Y el otro, las seis medallas, una de oro, cuatro de plata y una de bronce,  obtenidas en Lima, Perú, en el campeonato mundial juvenil de levantamiento de pesas celebrado días atrás. La participación dominicana fue posible gracias al aporte de seis millones de pesos que realizó CRESO, supliendo así la total falta de fondos de la Federación que corresponde a esa disciplina.

De cara al formidable reto que representan los Juegos Olímpicos de Londres, el respaldo de CRESO resulta vital para garantizar la preparación y el mejor desempeño de nuestros atletas, al tiempo que constituye una palpable manifestación de Responsabilidad Corporativa asumida por las  reconocidas empresas que lo integran en un área tan  importante y necesitada de sostenido apoyo como lo es el deporte de alta competición.

Fuente: Primicias